Así es la recuperación de una septoplastia y una amigdalectomía

Estoy en mi tercera semana de recuperación después de una septoplastia y una amigdalectomía, que fueron realizadas el 29 de febrero.

Después de la operación varios amigos se tomaron la molestia de preguntar cómo me sentía, qué me dolía y si me había quedado la nariz como a Belinda.

Primero, la septoplastia es una cirugía que se lleva a cabo para corregir cualquier problema en el tabique nasal, no es tan dolorosa como una rinoplastia, la cual es más una cirugía estética y de corrección de nariz.

La amigdalectomía consiste en la extirpación quirúrgica de las amígdalas.

PREVIO A LA OPERACIÓN

En mi caso la cirugía se hizo en el IMSS; así que hay todo un papeleo previo, porque llegó a pasar que dos pacientes no fueron operados porque no aparecieron a tiempo sus expedientes.

Te ingresan, te ponen una bata, te inyectan suero, te pones un gorrito y te vendan los pies.

El camillero te lleva al quirófano, donde te hacen preguntas para definir la anestesia, te pasan a otra camilla y zas, te duermes.

DESPUÉS DE LA OPERACIÓN

Desperté sin saber nada de nada, pero muy consciente de dónde estaba y qué hacía ahí.

Una enfermera me inyectó analgésico, torpemente, porque dos piquetes fallidos me dejaron un súper moretón en mi brazo derecho.

Ya tenía la nariz tapada, por dentro y por fuera y una gasa debajo de ella.

Sentía mucha flema y sangre, así que hay que sacarla como se pueda.

No me dolía, gracias al analgésico. A las dos horas pude comer un poco de gelatina y jugo, nadamás.

En general esto es lo que pasa:

*Hay que tener la cabeza siempre levantada, está prohibido agacharse y hacer esfuerzos físicos.

*Prohibido salir de casa, tomar el sol o estar cerca de lugares muy calientes, como la cocina.

*Hay que comer lo que se pueda siempre que sea blando, yo comí gelatina, jugo, helado, caldo (no caliente).

*Cabe decir que todo lo que comes no tiene sabor, aunque alcancé a distinguir si algo estaba simple.

*Dormir es un caos, porque aparte de que todo el tiempo respiras por la boca, se te reseca mucho. En las madrugadas despertaba del dolor y por la cantidad de flema, además, debía dormir sentado.

*La flema llevaba siempre sangre, aún después de 10 días eso sucede, aunque en menor cantidad.

*Luego de 4 días me quitaron los tapones de la nariz y sentí que tenía una enorme nariz, por la cantidad de aire que pude respirar.

Como pueden ver, no cambia nada en la estética de la nariz, sigue igual que antes.

post-cirugia

DESPUÉS DE LA PRIMERA SEMANA

Tras los primeros siete días de operación la nariz comienza a recuperarse, ya percibo olores, no se me tapa como antes de la operación, aunque hay que lidiar con las costras, que suele ser moco, pues está prohibido sonarse.

Hay que inhalar agua de mar, de estos productos como Stérimar o Afrin para limpiar la nariz y que no haya infección.

La comida es más generosa, aunque el dolor y ardor por la amigdalectomía es mayor después de 7 días.

Dormir ya es un verbo bien aplicado, porque ya no suelo levantarme en la madrugada por el dolor ni por la flema, que aún existe, pero en menor cantidad.

Importante tomar los medicamentos en tiempo y forma, en mi caso este fue mi kit: Diclofenaco, Clindamicina, Ranitidina y Clorfenamina compuesta.

medicina-post

En cuanto a las actividades, ya se pueden realizar cosas, pero sin mayor esfuerzo. Prefiero aún no agacharme y la incapacidad se extiende por 14 días, con un máximo de 28 según el avance.

No se deben asolear y si llegan a salir hay que cubrir boca y nariz y ponerse una gorra.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares