Las grandiosas u odiadas máquinas de comida en Historias Godínez

maquinitas-oficina

En mi lugar de trabajo, que es un periódico con muchas personas, se necesitan muchas máquinas para satisfacer los antojos.

Hay de todo un poco y según la hora del día es el producto a escoger. Por ejemplo, quien no desayunó seguro toma un sándwich, quien sólo quiere acompañar su café agarra un pan o unas galletas.

Las botanitas más saladas como nachos, papitas, churritos, son más para medio día o tarde-noche.

En mi trabajo son todo un tema, porque acá no puedes meter un sándwich, ni una torta, ni nada que implique desayuno, sólo comida, porque está prohibido comer en tu lugar.

Muchos aplicamos diversos trucos y odiamos a las máquinas cuando ahí te venden pura chatarra y uno no puede pasar un rico y delicioso plato de chilaquiles o un sándwich hecho desde tu casa.

Las bebidas que incluyen las máquinas son las de siempre, refrescos y jugos.

Para quienes trabajan mucho tiempo y de pronto necesitan un relax, tomar alguna botana les aliviana el día, y en un periódico hay gente todo el tiempo.

Los precios de los productos son más caros que en cualquier tiendita, parecen precios del OXXO, con dos pesos más en su costo normal.

¿Qué es lo que prefieres de las maquinitas de comida?, ¿las usas?, ¿te dan lo mismo?, ¿prefieres salir a la tienda?.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares